dilluns, 29 d’agost de 2011

Entre el Congo y Palestina

Durante mi estancia en Butembo -ya son 3 meses- he tenido la posibilidad de ir aprendiendo sobre la ciudad, el país y la región de los Grandes Lagos. Mi ignorancia sobre este lugar del mundo ya no es total como hasta hace poco, pero sigue siendo enorme. Antes de llegar al Congo, he vivido 4 años en Palestina, y durante estos últimos meses no he podido evitar comparar ambas realidades, que en principio poco tienen que ver. Sorprendentemente he hallado más similitudes de las que esperaba encontrar; son las siguientes:
  • Durante la primera (1996-1997) y segunda (1998-2003) guerras del Congo, que azotaron especialmente el este del país (Provincias de Kivu Norte, Kivu Sur y Oriental), la comunidad internacional fue testigo de cómo la población civil congoleña era masacrada (hasta 5 millones de muertos) por los múltiples actores en conflicto y sin embargo aquélla miró hacia otro lado. Los gritos de auxilio del pueblo congoleño fueron ignorados durante años. Como en Palestina
  • Durante la segunda guerra, Ruanda, Uganda y Burundi ocuparon el este del país con la complicidad de la comunidad internacional y particularmente de Estados Unidos, que tenía una relación privilegiada con estos 3 países. Como en Palestina
  • Mientras la administración de los Estados Unidos hablaba de una solución negociada y del respeto a las fronteras de la RDC, sobre el terreno estaba ofreciendo apoyo político, técnico y militar a los países invasores, especialmente a Ruanda. Como en Palestina
  • Ruanda, el principal invasor del este del Congo, sufrió un genocidio de su población tutsi y hutu moderada en 1994, cuyas consecuencias acabó pagando el sufrido pueblo congoleño, que nada tenía que ver en ello. Como en Palestina
  • El régimen tutsi de Ruanda, en el poder desde 1994, manipuló durante las dos guerras del Congo -y sigue manipulando- a la comunidad internacional para ocultar los crímenes que cometió en la RDC. Ruanda sabía que la mala consciencia de la comunidad internacional -que se siente culpable por no haber impedido el genocidio tutsi mientras éste se producía ante sus ojos- le daba carta blanca para cometer más crímenes. Como en Palestina
  • Ruanda, con el pretexto de proteger sus fronteras e impedir otro genocidio, ocupó durante años el este de la RDC y saqueó -lo sigue haciendo- sus abundantes recursos naturales. Como en Palestina
  • En 1994, tras el genocidio en Ruanda, el nuevo régimen tutsi de ese país se dejó llevar por las ansias de venganza en el este del Congo masacrando a miles de refugiados hutus (tras el genocidio ruandés, cerca de 2 millones de hutus ruandeses se refugiaron en el este del Congo temiendo la venganza del nuevo régimen tutsi). La Ruanda tutsi ha intentado monopolizar el crimen de genocidio desde 1994, mostrándose como la única víctima y negando el posterior genocidio hutu, para poder manipular mejor a la comunidad internacional y tapar más fácilmente sus crímenes en la RDC. Como en Palestina
La geopolítica funciona con las mismas premisas en todo el mundo. La política exterior de los Estados Unidos -y del resto de potencias globales- prioriza sus intereses estratégicos nacionales (o los de su élite económica, política y militar, mejor dicho) por encima de los Derechos Humanos, el Derecho Internacional y la soberanía de los pueblos.

Palestina y el Congo se parecen en algunos aspectos. Pero la RDC celebrará este noviembre sus segundas elecciones democráticas, con el apoyo de la comunidad internacional. A Palestina le dejaron celebrar las primeras, pero por haber votado a quien no debía, no parece que le vayan a dejar celebrar las segundas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comentarios