divendres, 2 de setembre de 2011

Jeannot, el vigilante tranquilo

Butembo es una ciudad bastante segura, si la comparamos con otras zonas de la Provincia de Kivu Norte. Si echáis un vistazo a la página web de la Radio Okapi, veréis que las noticias sobre enfrentamientos violentos, asesinatos, violencia sexual y otros crímenes son recurrentes en el este del Congo. La Radio Okapi es, por cierto, un proyecto conjunto de la MONUSCO (Mission de l’Organisation des Nations Unies pour la stabilisation en République Démocratique du Congo) y la Fondation Hirondelle (Suiza); gracias a la fuerza financiera que le dan sus donantes internacionales, se ha convertido en una de las radios más profesionales, independientes y respetadas del país (posiblemente la única que reúne esos tres requisitos).

La radio es el medio de comunicación rey en el Congo, como lo es en la mayoría de países africanos. En un contexto de pobreza masiva, de infraestructuras pésimas y de redes de telecomunicaciones precarias, consigue llegar donde los otros medios no llegan. Un simple transistor y unas pilas es todo lo que se necesita para usar la radio. Incluso muchas comunidades que están en situación de pobreza extrema, consiguen salvar esta pequeña barrera económica compartiendo los transistores de forma comunitaria. Para que os hagáis una idea del poder de la radio (y del teléfono móvil !!) en estas latitudes, os ofrezco los resultados de las 227 encuestas que realizamos el pasado julio con GADHOP en 12 comunidades de los Territorios de Beni y Lubero (2 de los 5 Territorios de Kivu Norte): 
 
Posesión de herramientas de
información y de comunicación
(encuesta GADHOP, julio de 2011)
Transistor Radio
95,1%
Teléfono móvil
86,3%
Televisor
22,0%
Ordenador
7,0%
Antena parabólica
5,0%
Conexión a Internet
1,4%


Utilización de herramientas de información y de comunicación, donde 1 es "cada día" y 4 es "nunca" (encuesta GADHOP, julio de 2011)
Radio
1,40
Teléfono móvil
2,08
Televisión
3,64
Prensa escrita
3,88
Antena parabólica
3,91
Internet
3,92
Ordenador
3,93

Pero bien, volvamos a la seguridad, que es de lo que quería hablar. A pesar de que Butembo es una ciudad tranquila, muchas casas cuentan con servicios de seguridad privada durante la noche. En mi casa, se trata de la compañía Congo Solution Security, que tiene a un búfalo como imagen corporativa. Aunque la imagen en carne y hueso de la compañía es Jeannot, un joven congoleño que pasa 6 noches a la semana protegiendo nuestro dulce hogar. Llega cada día a las 17h, y se va al día siguiente a las 7h. Cobra 120 dólares al mes, un sueldo bastante superior al que gana un congoleño promedio. 
 
CSS, el búfalo que nos protege

Nuestro hombre es nacido en Butembo, pertenece a la etnia Nande (como la inmensa mayoría de la gente de esta ciudad) y hace sólo un año y pico que trabaja como vigilante. Entre 2004 y 2010 vivió en Goma (la capital administrativa del Kivu Norte) donde tenía un pequeño comercio con otros dos socios; en dos ocasiones asaltaron su boutique y les robaron todo. Tras el segundo robo, Jeannot tiró la toalla, volvió a Butembo y empezó a trabajar de vigilante. Sin embargo, me contó que a él le gusta más trabajar en el sector comercio y si pudiera, volvería a hacerlo.

Jeannot es una persona tranquila y entrañable; una de mis actividades preferidas cuando llego cada día por la tarde a casa después de trabajar es charlar con él sobre política nacional, la cultura local, los males del país, etc. Aunque siempre llegamos a la misma conclusión: "Oh là là, tout est difficile au Congo; en tout cas c'est grave"... Otro aspecto positivo de nuestra relación es que aunque le hago siempre la broma de que me siento seguro en casa porque la fuerza del búfalo me protege, siempre se ríe.

Jeannot con su uniforme, walkie-talkie y porra disuasoria de cacos

Jeannot tiene 32 años, está casado y tiene un hijo de un año y medio; la suya es una familia muy pequeña, teniendo en cuenta que la tasa de fecundidad promedia congoleña alcanza los 6,45 hijos/mujer, según The World Factbook (CIA). Alguna vez me dijo: "Yo he aprendido de los blancos. Es mejor tener pocos hijos, para poder darles educación y salud. La gente aquí tiene hijos sin pensar. Yo sólo quiero tener 3. Cuando tenga 3, ahí me pararé". 

El hijo de Jeannot tiene anemia. Me contó que en general el niño lleva una vida normal, pero que en ocasiones se siente débil. Como sus niveles de sangre son bastante bajos, los médicos le han tenido que hacer transfusiones sanguíneas en varias ocasiones, pero dice que pocas semanas después, sus niveles de sangre vuelven a ser bajos. Le dije que buscaría información sobre la anemia en Internet y se la daría porque quizá le serviría de algo (por cierto, Jeannot nunca en su vida ha usado un ordenador, aunque me dijo que le gustaría aprender a hacerlo algún día). Busqué "anémie" en Wikipedia, imprimí el texto y se lo di. Días más tarde me dijo que había mostrado el texto a su médico y lo habían revisado juntos. Jeannot está triste por su hijo. Dice que "La gente con anemia vive muchos menos años que los demás; pero así lo quiso Dios, y Él sabe por qué lo hace. Oh là là, tout est difficile au Congo; en tout cas c'est grave."

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Comentarios