dimarts, 20 de setembre de 2011

Una cámara de vídeo, arma de paz en Ituri

Recientemente he tenido la oportunidad de acompañar durante 4 días a un equipo de La Bretxa que ha estado dos semanas en el este del Congo trabajando en la producción de un documental sobre la justicia internacional. Germán (director, de España), Ana (camarógrafa, de Argentina), Patrick (periodista, de la RDC) y Caleb (fixer, de la RDC) han estado filmando en Butembo y sobretodo en Bunia, capital de la región de Ituri (Provincia Oriental). Después del trabajo realizado en Bunia, Patrick y Caleb abandonaron el equipo y Germán y Ana se dirigieron a Beni (54 Km al norte de Butembo). Germán, que también es director de La Bretxa, me pidió que fuera unos días a Beni para darles apoyo logístico. Y así lo hice.

Aunque mi trabajo con GADHOP en Butembo me pide mucho tiempo, no quería perderme de ninguna manera esta oportunidad de vivir de cerca un proceso de producción audiovisual, y de paso ampliar mis conocimientos sobre la compleja realidad congoleña. Como ya comenté en un post anterior, el documental se centra en el caso de Thomas Lubanga, ex-dirigente de la UPC (Union des Patriotes Congolais), juzgado desde 1998 en la Corte Penal Internacional bajo la acusación de haber reclutado y utilizado niños soldado durante el conflicto armado que asoló Ituri entre 2002 y 2003. Aunque se produjo en el contexto del conflicto generalizado que sacudió la RDC y toda la región entre 1998 y 2003, el conflicto ituriense tuvo su propia dinámica interna.


Durante cuatro días, hemos echado mano de contactos para encontrar en Beni personajes relacionados con el conflicto de Ituri. Y no por casualidad: el Territorio de Beni acogió durante años a miles de desplazados de dicho conflicto, la mayoría de los cuales ya regresaron a sus lugares de origen. Aunque el personaje del cual quiero hablar sí se cruzó con nosotros por casualidad (¿o más bien por causalidad?). Se trata de Abraham Muber, un documentalista natural de Bunia que conocimos en la calle y que había ido unos días a Beni para formar a un grupo de estudiantes de la facultad de comunicación de una universidad local. Lo citamos al día siguiente en nuestro hotel, y allí lo entrevistamos y filmamos.

Abraham es un joven de 35 años nacido y criado en Bunia. Pertenece a la etnia Alur, relativamente numerosa en Ituri. Le apasiona la creación audiovisual y se dedica a ello desde 1998, aunque afirma que encontrar equipos técnicos de calidad en el Congo es muy complicado y normalmente hay que conseguirlos en los vecinos Uganda o Kenya. Su principal motivación es informar y sensibilizar a la población con sus vídeos y "preparar a la generación de mañana para que no caiga en las divisiones étnicas".

Abraham, armado con su cámara

Germán le pidió a Abraham que nos contara los orígenes del conflicto de Ituri y su posición al respecto. Abraham nos contó que la rivalidad que enfrentó a sangre y fuego a las etnias Hema y Lendu entre 2002 y 2003 no es reciente, sino que se remonta a mucho tiempo atrás. La base del conflicto, aún por resolver, es la disputa de tierras. El pueblo Lendu, tradicionalmente dedicado a la agricultura, llegó a Ituri en el siglo XVII. Un siglo más tarde, el pueblo Hema se estableció en la zona y siguió desarrollando su actividad tradicional, la ganadería. Los Hema, más poderosos económicamente, fueron comprando tierras sin respetar los usos de la zona y fueron arrinconando a los Lendu. La tensión latente entre ambas tribus estalla periódicamente desde entonces porque el Estado congoleño ha sido incapaz de resolver el asunto redistribuyendo las concesiones de tierras de forma justa, transparente y equilibrada.

Abraham "vivió historias horribles durante el conflicto". Le hirió ver a tantas madres asesinadas junto a sus hijos. Vio víctimas a las que los milicianos habían cortado sus manos, cabezas y penes. Vio soldados llevando con orgullo collares de orejas y de dedos, extraídos de aquellos a los que habían asesinado. Afirma conocer incluso a mujeres que preparaban la carne humana de los fallecidos para servirla a sus verdugos como botín de guerra. Su propio hermano pequeño fue forzado a integrarse en una milicia, al igual que muchos otros niños y niñas; aunque más tarde se desmovilizó, dice que aún está traumatizado por lo que le tocó vivir y hacer en la guerra. Abraham confiesa que haber sido testigo de toda esta barbarie le impulsó a trabajar en pro de la paz y la reconciliación. Su deseo es no volver a ver nunca más cosas parejas. Y para ello, "la cámara es un arma".

Germán, Ana y Abraham durante la entrevista en el Guest House Cetraca de Beni

Abraham no ignora el rol determinante que tuvo Uganda en el conflicto de Ituri, al aliarse con las milicias Hema -la UPC- de Thomas Lubanga, aunque no conoce el detalle de las acciones del país vecino en el este de la RDC.

Las consecuencias de la violencia, según nuestro entrevistado, son aún visibles en Ituri. Los numerosos niños de la calle que pululan por Bunia son una de ellas. Aunque la guerra terminó, un muro invisible de separación y de miedo perdura en los corazones de la población. La ciudad, dividida entre una zona Hema y otra Lendu durante los enfrentamientos, sigue dividida hoy en día, con zonas étnicas claramente definidas.

Abraham tiene miedo. Los comités de ambos bandos que gestionaron la guerra siguen activos, así que en Bunia "hay que ser prudente y tener cuidado con las informaciones que se manejan". Sin embargo, es suficientemente valiente como para estar trabajando en un documental sobre el conflicto Hema-Lendu. Está en contacto con ex-milicianos Hema que le aportan información y "confían en él", aunque teme hacerles ciertas preguntas sobre Lubanga.

Tras la entrevista, nuestro sonriente héroe anónimo manifiesta su alegría por haberse cruzado en nuestro camino; nuestra alegría por haberle conocido no es menor. Nos despedimos efusivamente y nos abandona. Ese mismo día regresará a Bunia haciendo auto-stop, armado con su cámara de vídeo y cargado de deseos de paz.

2 comentaris:

  1. Hola Marcel!! Me gusta mucho tu blog, gracias por toda esa información tan buena, es un plus a todo lo que estuve descubriendo esos días, muchas gracias. Fue un placer haber compartido esos días en Beni. Saludos a tots i molta sort!!

    ResponElimina
  2. Hola Ana! la verdad es que poco tuve que hacer, simplemente tomar nota de la entrevista que le hicistéis a Abraham :)

    Coincido en que fueron 4 días geniales con vosotros en Beni. Una abraçada i fins aviat! (en La Tarongeta :)

    ResponElimina

Comentarios